8 Lecciones por la que el coaching para emprendedores, puede convertirse en una herramienta poderosa para el logro de tus objetivos.

Para todo emprendedor , el coaching se convierte en una potente herramienta para posibilitar y potenciar competencias relacionadas con su papel al frente del negocio. Busca hacer florecer nuevos aprendizajes para mejorar en su desempeño como empresarios.

  1. Valores: El coaching facilita el cambio de creencias (y, por tanto, de valores), como uno de sus aspectos más destacables. Es vital que el emprendedor sienta que el negocio y sus propios valores son coherentes y están alineados con la propia línea de actuación.
  2. Toma de decisiones: Como emprendedor, es imprescindible tomar riesgos y no dejar perder oportunidades de negocio. Es necesario buscar el equilibrio para mostrarse valiente, aunque no temerario.
  3. Compatibilidad de roles: Compatibilizar el rol personal y profesional es un punto crítico cuando se piensa en un emprendedor. El coachee aprende a buscar el equilibrio entre estos dos mundos, algo complicado si no se establecen claramente las prioridades de antemano.
  4. Planificación y organización: Muy relacionado con el punto anterior, además de con la gestión del tiempo, este aspecto recoge una de las principales preocupaciones del emprendedor. Esta competencia es un auténtico tesoro para los emprendedores, que, muy frecuentemente, necesitan el don de la ubicuidad para atender las necesidades de su negocio.
  5. Tolerancia a la frustración: El coaching también enseña al emprendedor a ser más tolerante consigo mismo, menos exigente y más indulgente. El objetivo final es aprender de los fracasos y no tratar de ser siempre el primero de la clase.
  6. Dirección de personas: Si el negocio del emprendedor prospera, tendrá a su cargo un equipo de profesionales que tienen que asegurar la buena marcha del negocio. Gestionar el equipo de forma eficiente y justa, aprovechando lo mejor de cada persona, es imprescindible para dar un salto cualitativo en la aventura empresarial.
  7. Asumir el rol: El emprendedor, a lo largo de su vida profesional, tiene que ir asumiendo diferentes roles, en la medida que su negocio tenga éxito. Aspectos como la capacidad para delegar, confiar en los otros, pensar de forma estratégica, marcar la visión, etc., son factores que forman los cambios en su rol como emprendedor.
  8. Gestionar conflictos: La escucha activa y la capacidad de empatía son competencias que se fortalecen en los procesos de coaching. Ocupar diferentes posiciones y explorar diferentes mapas cognitivos y emocionales hacen que el coachee se convierta en un excelente gestor de conflictos, ya sea con su equipo como con clientes, proveedores, socios, etc.

Fuente: www.pymerang.com

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*