Algunos motivos para estudiar coaching, que no te dejaran indiferente

¿Deseas ayudar a otros a desbloquear su potencial personal y profesional y lograr los resultados deseados? ¿Sientes curiosidad por las formas de motivar a los demás y quieres ayudarles a cambiar positivamente sus vidas? Si has respondido afirmativamente a ambas cuestiones puede que estudiar coaching te abra muchas oportunidades en el futuro.

En este post repasaremos qué es y por qué estudiar coaching, para que comprendas el objetivo de quienes se dedican a esta profesión y las razones que pueden llevarte a optar por este tipo de especialización.

Qué es y por qué estudiar coaching

La International Coach Federation (ICF) define el coaching como: «la asociación con los clientes en un proceso estimulante y creativo que les inspira a maximizar su potencial personal y profesional”.

El coaching es un método de aprendizaje profesional, colaborativo y orientado a los resultados que busca apoyar el desarrollo de un individuo y mejorar su autoconciencia para ayudarle a alcanzar metas específicas y aumentar su rendimiento.

Quienes se plantean estudiar coaching deben ser conscientes de que el coach es un socio pensante para acelerar el aprendizaje y el desarrollo. Con sus acciones buscan potenciar a los demás a través de encender su pensamiento, aumentar su visión y desarrollar su consciencia, una combinación de factores que les ayudará a tomar las riendas de su vida.

La finalidad del coaching es promover los beneficios para la persona, sus organizaciones y la sociedad en general. Y, a pesar de que la meta última es siempre la misma, hay muchos tipos diferentes de coaches y éstos trabajan en una variedad de contextos donde, además de la práctica privada, en el ámbito empresarial se lleva a cabo en lugares como:

  • Grandes grupos empresariales.
  • Organizaciones gubernamentales y no gubernamentales
  • Instituciones educativas.

Los motivos para estudiar coaching varían de unas personas a otras, aunque podrían diferenciarse tres razones importantes para tomar esta decisión:

– Espíritu emprendedor. El coaching es una profesión en desarrollo que todavía puede seguir creciendo. Por lo tanto, decidir estudiar coaching es asumir la responsabilidad de esforzarse para ser profesionales eficaces, competentes y éticos. Si tienes espíritu emprendedor puede que no dudes en aceptar el reto.

– Motivación. Ayudar a crecer a una persona es un proceso muy gratificante y saber apreciarlo es fuente de motivación para quien, después de estudiar coaching, se dedica a ello profesionalmente. Cuando encuentras satisfacción en la felicidad y realización de otros, cuentas con una de las aptitudes más importantes para ejercer de coach.

– Excelencia. Vivimos en una espiral de cambio continuo donde siempre se pueden encontrar áreas de mejora. Si estás de acuerdo con estas afirmaciones demuestras que no te conformas y que buscas avanzar hacia la excelencia. Todas las áreas de la vida privada y profesional son susceptibles de transformación y, si la persona lo desea, pueden impulsarse cambios a mejor. Un profesional como tú entiende perfectamente lo que esto significa y, desde tu experiencia, sientes que podrías ayudar a otros a tomar conciencia de sí mismos y encontrar su mejor versión, algo a tu alcance al estudiar coaching.

Fuente: www.obsbusiness.school

Be the first to comment

Leave a Reply

Tu dirección de correo no será publicada.


*